Abierto por vacaciones

Abierto por vacaciones

¡Cómo corre don Julio!

Antes de que nos demos cuenta, ya se nos ha escapado,  y aquí huele a vacaciones. Bueno, según para quién.

Hay quien ya ha agotado los cartuchos. Otros, los tienen todos disponibles (tienen vacaciones a partir de septiembre) y el grupo de los independientes, es decir: emprendedores, freelances y profesionales que trabajan por su cuenta, puede darse el caso de que por ahora, no tengan. O como mucho, algunos días sueltos dentro de este mes.

Y a ellos, a los que no tienen en mente parar su trabajo durante unos días, me gustaría decirles que pasar por alto un espacio – aunque sea pequeño –  para desconectar, no es recomendable y es altamente contraproducente. Para rendir a tope en el futuro inmediato es necesario parar y desconectar. Pero desconectar de verdad, el tiempo que se pueda: un día, tres, una semana o varias: LO QUE SEA POSIBLE.

Cuando trabajas sin parar

Trabajar sin parar no hay cuerpo (ni mente) que lo resista, así que nada de estar leyendo/contestando emails a cualquier hora, llevarse trabajo a casa, o “hacer unas cuantas cosillas que corren prisa”.

Prisa corre que dejes a tu cerebro ocuparse de otras cosas, como regenerarse, expandirse y descansar, por poner algún ejemplo. Prisa corre que cargues las pilas que necesitarás para darlo todo el resto del tiempo.

Por otro lado, es probable que tu negocio tampoco esté al 100% de actividad en las próximas semanas: una parte más o menos importante de tus clientes desaparecerá del mapa en agosto. La cantidad de trabajo disminuye y quizás tengas algunos espacios que puedes usar de manera proactiva y expansiva. Una vez que hayas repuesto tus fuerzas con el descanso, ¿por qué no empleas al menos parte de tu tiempo en hacer algo diferente a la rutina? Para muestra, aquí va algún botón:

Ideas

  • PLANIFICAR. Ahora tu negocio no está a pleno rendimiento, pero en septiembre quieres que lo esté ¿verdad? Así que este es un buen mes para planificar nuevos objetivos, nuevos proyectos, con las correspondientes tareas para que sean una realidad a partir de septiembre.
  • ANALIZAR. Más de la mitad del año se ha esfumado, y es un buen momento para ver qué ha ocurrido en este periodo con nuestro negocio. Ahora todavía se está a tiempo de corregir el trayecto si es necesario, y puede cambiar drásticamente el resultado antes de que sea demasiado tarde.
  • PENSAR. Utilizando momentos de ocio para desatar tu creatividad. Cuando estamos envueltos entre las tareas habituales y la apretada agenda diaria no nos acordamos (o sí lo hacemos, pero no podemos) de dedicar un tiempo cada día a liberar nuestra imaginación y dejar que florezcan las ideas creativas: nuevos productos, nuevas líneas de negocio, cómo solucionar situaciones problemáticas, solo por nombrar algunas.
  • FORMARTE. ¿Y por qué no? Seguro que hay alguna habilidad o herramienta que hace tiempo quieres adquirir o algo que te gusta mucho y nunca encuentras el momento (si eres autodidacta como yo, es aún más fácil) o algún curso online, que los hay a montones, que pueda servirte para aprender algo por gusto o porque te va a facilitar tus tareas.
  • UN RETO DURANTE 30 DIAS. Dedica el mes de agosto a cambiar un hábito que no te beneficia (picar entre horas, levantarte tarde, perder el tiempo  en internet…) mejorar algunas facetas de tu persona y tu trabajo (llevar un control de gastos, dejar de procrastinar o mejorar tu autoestima), a introducir en tu vida algo que te iría de perlas, como por ejemplo meditar, leer todos los días o llevar un diario. Estos y otros muchos retos se llevan a cabo con pequeñas acciones o pensamientos. Un pequeño paso puede cambiar una gran realidad. Y este puede ser el principio.

Este mes de agosto tengo mi sitio ABIERTO POR VACACIONES, así que vas a encontrar aquí algunas ideas, desafíos, lecturas, reflexiones, etc. para que durante el mes de agosto tu tiempo te resulte provechoso e incluso divertido.

¡Suscríbete al blog o dale al like en Facebook, y no te perderás una!

¿Y tú? Cuéntame, ¿qué planes tienes para este mes de agosto? ¡Me encantará leerte!

Publicado por admin en Gestión del tiempo, 0 comentarios
Una vida saludable

Una vida saludable

Corría 1994 en aquel momento, y de hecho, casi volaba. Mi vida era, como la de tantas y tantas mujeres, un absoluto estrés. Tenía un negocio que provenía de mi familia y que me absorbía demasiado tiempo, una familia con 2 niños pequeños y solo 24 horas cada día. ¡Como tenemos todos!, estarás pensando, y tienes razón.

Lo que aquí os cuento era mi situación por aquellos entonces: todo el día corriendo de un lado a otro, y sintiendo presión desde que me despertaba hasta que me dormía, por puro agotamiento. Y el fin de semana, cuando no tenía que ir a trabajar, me acompañaba un dolor de cabeza que, misteriosamente, desaparecía el lunes por la mañana.

Una de mis buenas amigas me convenció, no sin esfuerzo, para que le dejase practicar lo que estaba aprendiendo, plenamente convencida de que me ayudaría mucho a manejar mejor mi estrés: la reflexología podal.

Cuando por fin decidí dar una oportunidad a lo que mi amiga me ofrecía, haciendo un hueco en mi apretada agenda (casi a codazos, y con una buena dosis de escepticismo por mi parte), comprobé que no solo tenía razón, sino que además se había quedado bastante corta en las expectativas que me transmitió. Fue todo un descubrimiento para mí ver el efecto del trabajo de mi amiga en los pies: el estrés se redujo enormemente, los dolores de cabeza desaparecieron, tenía más energía y empecé a tomar consciencia de la repercusión que tenía en mi vida ese frenético ritmo.

Y este fue un punto de inflexión en mi existencia. No solo me ayudó enormemente  a mantener la calma, sino que plantó en mí la idea de que tener buena salud era muy importante, tanto como que es esencial.

Tanto me interesó descubrir cuánto puede hacer la Naturaleza por nosotros, y cuál es el potencial de curación y crecimiento del ser humano, que lo convertí en mi profesión y me sirvió para tejer una perspectiva de la vida y la salud muy especial.  Dije NO al tabaco definitivamente, cambié la manera de mejorar mis dolencias utilizando remedios naturales y pasé a ocuparme en mantener la salud todo lo posible, mientras ayudaba a otras personas en esa misma línea.

De esto hace casi 25 años (¡no puedo creerme cómo ha pasado el tiempo!) y aunque he recorrido diferentes caminos, esa semilla, más todo lo vivido desde entonces, me mantiene en la brecha.

Ahora la forma en que ayudo a las personas es diferente,  continúo cuidándome todo lo que puedo, y transmitiendo esta forma de pensar a todas las personas con las que conecto. El último hallazgo ha sido un programa de detoxificación que se ha llevado muchas de las toxinas que mi organismo no necesitaba para nada, así como algunos kilos, y que recomiendo a quien quiera mantenerse sano y perder peso.

Lo cierto es que cuanto antes decidas tomar las riendas de tu salud, mucho mejor. Ser proactivo en lugar de reactivo, pero de esto hablaré en otro post.

Yo quiero llegar a viejita y tener buena salud. ¿Y tú?

Deja tu comentario más abajo.

¡Bienvenidos a este MOVIMIENTO SALUDABLE!

Publicado por admin en Salud Natural, 0 comentarios